Jesús Quintero en primer plano

El triste final de Jesús Quintero: Una boda secreta y el difícil papel de sus hijas

El periodista se casaba hace dos años con su tercera mujer

Triste noticia para el mundo del periodismo y la comunicación. Jesús Quintero  ha fallecido a los 82 años en la Residencia Nuestra Señora de los Remedios, situada en Ubrique.

A pesar de que llevaba días ingresado por una afección respiratoria que se había ido agravando, Quintero se mantenía estable.

El conocido como 'Loco de la Colina', fue un auténtico icono de la radio en los años 80 y también del medio televisivo, donde se convertía en una figura reconocida y admirada.

Jesús Quintero en una imagen de archivo
Jesús Quintero fue todo un icono en los años 80 Europa Press

De hecho, por su famoso programa de entrevistas pasaban algunos de los rostros más célebres y conocidos de nuestro país. Figuras de primera línea como Julio Iglesias o Rocío Jurado que daban a conocer su lado más personal en ese espacio.

Los últimos años de la vida de Jesús Quintero son todo un misterio, aunque llegaba a tomar la decisión de recibir atención y cuidados fuera de su domicilio, tal y como reza el comunicado emitido por su familia.

"Recibe el tratamiento diario necesario para su recuperación", establecían al respecto. Y precisamente hace poco anunciaban que el comunicador se encontraba bastante bien.

Jesús Quintero, el periodista que se hizo rico, lo perdió todo y ahora envejece solo
Jesús Quintero, el periodista que se hizo rico, lo perdió todo y ahora envejece solo | gtres

"Todo lo bien que se está cuando uno llega a esas edades y con las goteras que se tienen, pero no hay de qué preocuparse. Está bien atendido y arropado por su gente", aseguraban.

Sin embargo, parece que Quintero siempre mantuvo la esperanza de volver a casa. "Es su deseo y el de la familia que, en cuanto sus condiciones de salud lo permitan, pueda regresar a su vivienda", manifestaban.

Y es el andaluz siempre fue una persona muy independiente y autónoma, por lo que resultaba muy duro tener que depender de otros.

Pese a ello, en la residencia se encontraba "animado y mantenía la misma rutina que hacía en casa".

Los últimos días de Jesús Quintero: arropado por su tercera mujer y sus hijas

Era su familia la que se sentía en la obligación de emitir el comunicado en el mismo momento en que tomaba la decisión de abandonar su domicilio, lo que podía llamar la atención de los medios.

Las hijas del periodista no lo han tenido nada fácil, especialmente Andrea, que nunca quiso ser vinculada con el apellido de su padre.

Ella siguió los pasos de su padre en el mundo de la comunicación, además de heredar su pasión por la escritura, pero nunca persiguió la fama que siempre había rodeado a Quintero.

Jesús Quintero, sonriente, con un pañuelo amarillo en el cuello
Jesús Quintero, luces y sombras de un comunicador con sello propio | GTRES

El propio periodista se definía como un padre imperfecto, a pesar de que adoraba a sus dos hijas. 

Además, cabe mencionar a María, su última y flamante esposa con la que contraía matrimonio en 2020.

Pedagoga de profesión, esta mujer de la que tan poco sabemos, conseguía serenarlo y ayudarle a tener "una jubilación plácida y sin sobresaltos".

Y aunque se había separado en otras dos ocasiones, guardaba buena relación con sus ex. De hecho, la que fuese su segunda esposa, Joana Bonet, llegaba a entrevistarle para Vanity Fair.  

Jesús Quintero en la calle
Jesús Quintero, el mítico presentador de 'El loco de la colina', ha fallecido a los 82 años | Europa Press

Por otro lado, hablaba sin miedo de la muerte, la cual considera necesaria para apreciar el valor del tiempo. 

"Pienso en ella. No le tengo miedo. Creo que la muerte está bien pensada, porque si viviéramos sine die, lo dejaríamos todo para el siglo que viene. El paso del tiempo nos sitúa".

Además, esta última etapa de su vida tampoco estuvo exenta de polémicas y se llegaba a insinuar, entre otras cosas, que estaba arruinado o realmente enfermo. 

Todo lo contrario a la realidad, ya que hasta el final se mantuvo como un hombre fuerte y seguía realizando las actividades de las que tanto disfrutaba. 

"Todos los días se levanta temprano, lee la prensa, es un hombre muy activo que no se permite parar", explicaban.