Foto de José Antonio Ortega Cano y Rocío Jurado

José Ortega Cano ya no oculta que lo de Rocío Jurado era cierto

Ortega Cano se ve envuelto en otra polémica

José Ortega Cano tendrá que defenderse después de las palabras que le dedicó este lunes Rociíto en la octava entrega de su docuserie. En esta ocasión, la esposa de Fidel Albiac quiso abordar todo lo referente a la estancia de su madre en Houston. Se ha dicho mucho sobre el coste del tratamiento y quién tuvo que asumirlo, pero ella se encargó de aclararlo todo.

La cantante permaneció un tiempo en Estados Unidos tras diagnosticársele un cáncer de colon. Esta enfermedad le acabaría provocando la muerte el 1 de junio de 2006. Pese a luchar con todas sus fuerzas, no pudo hacer nada por salvar su vida.

Ortega Cano estuvo acompañándola en todo momento. Junto a él estaban también Amador y su mujer Rosa, además de Rociíto. Precisamente la empresaria fue la que se encargó de desvelar el precio de la estancia en Estados Unidos.

En total, supuso un gasto de 246.589,50 dólares. Ese dinero salió del bolsillo de la cantante y no del torero, como se había dicho en alguna ocasión.

Ella explicó en el espacio que "mi madre no tuvo seguro médico privado hasta un año o dos antes de que le diagnostiquen lo que se le diagnostica". Añade que "no se lo saca ella, se lo sacan; me lo sacan a mí, a mis hijos y se lo sacan a ella".

Ortega Cano con gafas de sol, primer plano
José Ortega Cano no asumió el coste del tratamiento de la Jurado. | Gtres

Al parecer, dicho seguro "le cubre toda la enfermedad que ella se trata aquí en España". Es el caso del "hospital Montepríncipe, el monto de la operación, todo lo que ella se hace en España", aclara. Desvela que hasta la fecha no había tenido un seguro privado, pero un día alguien se lo recomienda y lo contrata.

José Ortega Cano no se separó de ella en ningún momento. Habían asegurado que la chipionera le había pedido ayuda para sufragar los gastos del tratamiento, pero el diestro se negó. Es algo que han vertido desde el entorno de la empresaria en alguna ocasión.

Señaló que en noviembre de 2005 se grabó una gala en televisión para sufragar los cuantiosos gastos que tenía la artista con su enfermedad. Su hija apunta que "en febrero de 2006, Rocío Jurado paga 246.589,50 dólares. Señores, ¿se hizo la gala para pagar Houston o no se hizo para pagar Houston? A ver si queda claro de una vez", soltó.

Aprovechó también para arremeter contra su tía Rosa, a la que acusa de mentir con su versión sobre lo ocurrido en la ciudad estadounidense. "No sé por qué tiene la necesidad de ir a matacaballo y de ir metiendo la pata", destaca.

Desveló que lo sucedido allí era "un expediente X". En un primer momento se dijo que lo había pagado el torero, que "tenía facturas de todo". Hasta se llegó a especular con que había vendido o hipotecado una parte de Yerbabuena para hacer frente a los gastos.

Rociíto y Ortega Cano
Rociíto se muestra crítica con José Ortega Cano. | Telecinco - GTRES

Pero ella lo volvió a desmentir este lunes. Desmontó con pruebas que el diestro participara en los gastos hospitalarios.

José Ortega Cano estaba incómodo

José Ortega Cano "nunca llevó bien" la popularidad de la artista, confesó Rociíto. Relata que "siempre he vivido en un ambiente de rivalidad absoluta". Siente que él "se veía ensombrecido por la figura profesional de ella, por el amor que le tenía la gente encima y debajo del escenario".

Ortega Cano con mirada triste de perfil
Ortega Cano no podía asumir que 'la Jurado' lo eclipsara | GTRES

Lo definía como "un torero que se debía a su público y no llegaba a aceptar que ella lo eclipsara". Defiende que su madre no lo hacía de manera consciente "para herirle el ego o para hacerle daño. Era algo que tenía per se en su naturaleza".

También quiso pronunciarse sobre los presuntos problemas del diestro con el alcohol. Todos sus allegados se encontraban pendientes de él. "Estaba preocupada su familia, estaba preocupada su madre, mi madre", dijo.

José Ortega Cano sufrió los ataques de la esposa de Fidel. Le recordó que con el alcohol "se daban situaciones que no debían darse nunca".