Mila Ximénez en un acto en la bingo Las Vegas de Madrid en 2016

Mila Ximénez ahorró medio millón de euros y se los dio a una mujer

El verdadero legado que Mila Ximénez le dejó a su heredera

A día de hoy, todavía sigue impactando el trágico fallecimiento de Mila Ximénez. Y es que fue en junio de 2020, la exmujer de Manolo Santana confesó en el programa donde colaboradora, Sálvame, que le habían detectado cáncer de pulmón.

De inmediato, saltaron todas las alarmas porque todo parecía indicar que el estado de salud de la madre de Alba Santana era sumamente delicado. Asimismo, tras un año de largo tratamiento, finalmente, la amiga de Jorge Javier Vázquez falleció dejando un gran vacío no solo a sus seres queridos, sino también a todos los telespectadores.

Por otro lado, desde que falleció, lo cierto es que nadie pudo evitar preguntarse cómo quedaría todo el asunto de la herencia y cuál sería la cantidad económica definitiva que recibiría su única heredera, su hija Alba Santana.

Mila Ximénez en 'Sálvame'
Mila Ximénez falleció el año pasado a causa de un cáncer de pulmón | Mediaset

El sorprendente legado de Mila Ximénez

Sin duda alguna, Mila Ximénez consiguió hacerse con un respetado hueco en el mundo del corazón. Sus primeros los pasos los dio en Telecinco, cadena en la que colaboró en numerosos espacios televisivos, entre ellos, Crónicas Marcianas, TNT y La Noria.

Conforme transcurría el tiempo, la exmujer del tenista se fue convirtiendo en uno de los rostros más conocidos de la crónica social. Pero, desde luego, la verdadera fama le llegó cuando empezó su andadura en Sálvame, formato en el que alcanzó un gran éxito.

De esta manera, muy pronto, Mila Ximénez consiguió ganarse todo el cariño de sus compañeros y de los fieles telespectadores del programa presentado por Jorge Javier Vázquez. Además, también consiguió convertirse en una de las colaboradoras imprescindibles de la pequeña pantalla y, sobre todo, de la cadena de Fuencarral.

Por estos motivos, cuando la madre de Alba Santana falleció a la edad de 69 años, inundó bastante la tristeza. Según apuntaron algunos medios, la amiga de Belén Esteban se encontraba sedada en su vivienda tras haber pasado unos días ingresada en la clínica de La Luz, situada en Madrid.

Fue en ese entonces cuando sus allegados, entre ellos, su hija y nietos, se desplazaron hasta su hogar para darle el último adiós a Mila Ximénez. Después de perder la vida la tertuliana, varios medios tenían el foco de atención puesto en la hija de Manolo Santana, ya que deseaban averiguar el legado que iba a heredar de su progenitora.

En un principio, se rumoreó que la joven había recibido un total de 3 millones de euros por parte de la mujer que le dio la vida. Una noticia que más tarde fue desmentida por la propia Alba Santana. 

"La noticia es mentira. Ni mi padre me deshereda ni mi madre me deja esa cantidad de dinero. No es solo la noticia en sí, sino que me da la impresión que la semana que viene puede ser una cosa, la siguiente otra... Y que no deja de llamarme gente a mi teléfono, y no sé quién les ha dado mi número", decía.

Finalmente, gracias a la revista Semana, se conoció que Mila Ximénez le había dejado un legado a su hija valorado en 557.525 euros. Una cantidad económica de la que la primogénita de la sevillana tuvo que abonar 1.200 euros a Hacienda.

Mila Ximénez y su hija Alba Santana
Mila Ximénez le heredó todo a su única hija | GTRES

Jorge Javier Vázquez recuerda a Mila Ximénez

Por otro lado, a pesar de que ya ha pasado más de un año del fallecimiento de Mila Ximénez, lo cierto es que amigos cercanos a ella todavía la siguen teniendo muy presente. Es en el caso de Jorge Javier Vázquez, quien fue íntimo de la tertuliana.

Ahora, el presentador ha concedido una exclusiva a la revista Lecturas donde se ha sincerado como nunca sobre cómo ha atravesado este primer año sin la exmujer del tenista.

"La pérdida de Mila me dejó muerto en vida", revelaba. "He estado mucho tiempo sin sentir absolutamente nada. Yo creo que he tenido un bloqueo de emociones absoluto y es ahora cuando estoy haciendo el verdadero duelo, el de llorar", decía.