Miguel Marcos con el rostro serio

Miguel Marcos se cansa y asume que lo de Belén Esteban no tiene solución

Miguel Marcos hace saltar todas las alarmas tras admitir lo inevitable

Miguel Marcos lleva atravesando unos meses realmente complicados después de ver cómo su mujer se rompía la tibia y el peroné en el plató de Sálvame. Y ahora, le inquieta especialmente lo hundida que está su mujer por cómo han avanzado los acontecimientos.

Miguel Marcos asume que todo cambió cuando la madrileña se fue al suelo y su vida dio un giro de 180 grados cuando menos lo esperaba.

Belén estuvo sin trabajar muchos meses. Y a pesar de que intentaba esforzarse para que la rehabilitación fuese lo más llevadera posible, esta vive un infierno que le baja la moral.

Miguel Marcos ya no puede ocultar la gravedad de la lesión

Lo cierto es que a la mujer de Marcos le dieron el alta tras experimentar una mejoría notable en su maltrecha pierna, pero su recuperación no ha terminado. Ella misma lo explicó en Viernes Deluxe hace poco más de un mes, tras mucho tiempo sin aparecer por el plató de Sálvame.

Belén, que ha vuelto paulatinamente a trabajar, siempre ayudada por una muleta y sentada en un cómodo sillón, está más que preocupada.

Foto de Belén Esteban en su vuelta a 'Sálvame' con el vestido de estampado y unos aretes dorados
Belén Esteban está preocupada porque la recuperación de su pierna avanza muy lentamente | Mediaset

Lo está porque las cosas no han ido como ella esperaba en su momento. Así, la rehabilitación que está llevando a cabo no está dando los frutos que se presuponían y vive intranquila porque sabe que le está costando mucho volver a andar con normalidad.

En las últimas horas, Informalia ha dado la voz de alarma sobre el estado de Belén Esteban. Miguel Marcos ya no sabe qué hacer para que su esposa olvide esa inoportuna lesión que la postró en una silla de ruedas durante varios meses.

Miguel Marcos teme que las secuelas acaben hundiendo a su mujer

"Algo ha sucedido, porque las cosas no van como le habían dicho que irían", le explica al citado digital una fuente próxima a la de Paracuellos.

Montaje de fotos de primer plano de Miguel Marcos y Belén Esteban
La de Paracuellos, desolada por el negro panorama que se le viene encima | Trendings

Y es qué según el medio consultado, las consecuencias de su inoportuna caída podrían ser más negativas de lo que se pensó, a priori. Así se lo habría hecho saber la propia Belén Esteban a su familia y su círculo de amigos.

Lo cierto es que le han cambiado los plazos de recuperación. Y cuando ella habla con franqueza y pregunta cuando podrá caminar, la respuesta ha cambiado sensiblemente con lo que le dijeron hace tiempo.

Captura de Belén Esteban enfadada en medio del plató de 'Sálvame'
Belén Esteban piensa que no le han dicho la verdad | Mediaset

Ella está inquieta porque considera que no le han dicho la verdad y ahora está viendo que la realidad es otra. La mujer de Miguel Marcos es consciente de que pueden quedarle secuelas tras esta desafortunada caída. Y los que más se conocen asumen que no está pasando por su mejor momento por este hecho.

"Le aterroriza no llegar a andar bien como en un principio le dijeron"

"Llora a menudo al pensar que podría quedarse coja para siempre", exponen desde su entorno más próximo. "Vuelve a estar decaída y desanimada. Le aterroriza no llegar a andar bien como en un principio le dijeron", indican esas fuentes.

Eso sí, la madrileña sabe que Miguel Marcos siempre está ahí para levantar su ánimo cada vez que ella desfallezca. Hace todo lo que está en su mano para ayudarla y animarla, "pero ella no es fácil, ya la conocéis", explican. Cómo no, su hija Andrea y sus amigas tampoco le dejan ni un minuto de lado.

A su vez, cuentan que la colaboradora sigue necesitando terapia y la ayuda psicológica le está sirviendo de mucho. 

Por otro lado, a Belén le preocupa la marcha de Paolo Vasile, y es consciente de que Sálvame y su productora pueden 'morir' en cualquier momento. Aunque Belén ha dicho por activa y por pasiva que dejará pronto la tele, en la situación que vive ahora no cree tener tan clara esa decisión.