Miguel Marcos

Miguel Marcos y Andreíta, preocupados por la salud de Belén Esteban

Miguel Marcos hace saltar todas las alarmas tras enterarse

Miguel Marcos no las tiene todas consigo en los últimos tiempos después del sufrimiento que ha padecido su mujer. Y todo tras aquella inoportuna caída en el plató de Sálvame, allá por el mes de abril.

Miguel Marcos es sabedor de que la 'princesa del pueblo' iba a pasar una mala época tras irse al suelo en su programa. Era consciente de que su recuperación no iba a ser fácil, ya que Belén no es una buena enferma, como ella misma ha confesado en varias ocasiones.

El caso es que la familia de la televisiva está asustada porque la de Paracuellos lleva unos días dándole vueltas a la cabeza sobre su estado de salud. Lo está haciendo tras una operación de tibia y peroné que fue más complicada de lo que en su día se contó.

Miguel Marcos teme por la salud de su esposa

A pesar de que, en un primer momento, Miguel Marcos y Andreíta pensaban que la colaboradora de Sálvame iba a llevar una recuperación tranquila, nada más lejos de la realidad.

Pensaban que su salud no se vería alterada en forma de secuelas, pero parece que hay un riesgo alto de que Belén sufra algún tipo de consecuencias. Y los médicos ya han sido claros con ella.

Miguel Marcos llevando la camilla con Belén Esteban tumbada tras romperse la tibia y el peroné
Miguel Marcos llevando la camilla con Belén Esteban tumbada tras romperse la tibia y el peroné | Europa Press

El caso es que a pesar de que Belén Esteban ha vuelto a trabajar en Sálvame, aunque menos días de lo habitual, la madrileña tiene la mosca detrás de la oreja.

Ha seguido su tratamiento como le han aconsejado los médicos y siempre se ha dejado guiar por los profesionales que saben de esto. Lo ha hecho para intentar salir de ese pozo en el que se metió hace ya más de medio año.

"Le aterroriza no llegar a andar bien como en un principio le dijeron"

Cuando parecía que todo iba sobre ruedas, la mujer de Miguel Marcos ha sabido que no todo es oro lo que reluce. Y le ha entrado el miedo en el cuerpo de que en el futuro ya no sea la Belén de antes.

Captura de Belén Esteban enfadada en medio del plató de 'Sálvame'
Belén Esteban sabe que la recuperación no está yendo como debería | Mediaset

"El caso es que algo ha ocurrido porque las cosas no van como le habían dicho que irían", expone un conocido medio digital en palabras de una persona cercana a Belén.

"Vuelve a estar decaída y desanimada, le aterroriza no llegar a andar bien como en un principio le dijeron", cuentan. Lo cierto es que la ‘princesa del pueblo’ asiste a terapia desde que se operó con éxito de tibia y peroné. No acaba de progresar anímicamente y sus compañeros ya se lo han notado en plató.

Belén volvía hace poco más de un mes a su puesto de trabajo. Y ha llamado la atención lo mucho que ha saltado en temas sobre los que antes se mostraba más relajada a la hora de dar su opinión.

La madrileña debe ser fuerte a pesar de las malas noticias

Además, aunque de forma escueta, también ha hablado del padre de su hija, algo que le ha prohibido por activa y por pasiva la propia Andreíta.

Parece que la madrileña no encuentra su sitio y, después de saber que la recuperación no estaría yendo por el buen camino, se ha asustado. Ha visto las secuelas que pueden quedarle de por vida a Belén y esto ha provocado que la 'princesa del pueblo' esté más baja moralmente que nunca.

Ahora, tanto Miguel Marcos como Andrea Janeiro deberán intentar hacerle ver que nada es definitivo. Y que quizás con el paso del tiempo las secuelas vayan minimizándose hasta que ya no quede ningún rastro de las mismas para satisfacción de Belén.