Manuel Martos

Manuel Martos anuncia lo que nadie imagina sobre la boda de sus padres

Manuel Martos cuenta todo lo que pasó aquel día

Manuel Martos acaba de anunciar lo que nadie sabía de la boda de sus padres. Y es que, en aquel momento, Raphael y Natalia Figueroa hicieron algo que dejó con la boca abierta a todos sus invitados. 

A día de hoy, el músico está pasando por uno de los momentos más dulces de su vida. A principios de verano, los medios de comunicación de nuestro país se hicieron eco de una inesperada noticia. 

El cantante Manuel Martos y Amelia Bono por las calles de Madrid en 2018
Manuel Martos y la influencer han retomado su relación | GTRES

Tras más de un año separados, Manuel Martos y Amelia Bono decidieron dar una nueva oportunidad a su relación, algo que llenó de alegría al de Linares y su mujer. 

Y es que si hubo alguien que lo pasó verdaderamente mal con su separación fueron, precisamente, Raphael y Natalia Figueroa.

Ahora, acaba de salir a la luz un dato que nadie sabía sobre la boda del cantante y la nieta del conde de Romanones e hija del marqués de Santo Floro.

Manuel Martos no tenía ni idea de la decisión que tomaron

Manuel Martos se ha quedado sin palabras al conocer la romántica y anecdótica historia que se esconde tras la boda de sus padres. Este martes, 15 de noviembre, Vanitatis ha publicado unas exclusivas declaraciones de Natalia Figueroa.

Este portal de noticias ha tenido la oportunidad de conocer, de primera mano, todos los detalles de este mediático enlace. 

Los padres de Manuel Martos se conocieron a finales de los años sesenta durante una entrega de premios en Madrid. Y, aunque Raphael enseguida se enamoró de su mujer, lo cierto es que a la aristócrata le costó un poco más.

Natalia Figueroa con rostro serio
La madre de Manuel Martos comparte todos los detalles de su boda | GTRES

Tras un año de noviazgo, ambos decidieron unir sus vidas para siempre. El 14 de julio de 1972 fue la fecha que ambos escogiendo para darse el 'sí, quiero'. Pero lo verdaderamente sorprendente de esta historia fue el destino que seleccionaron para celebrar el enlace. 

Y es que, según ha contado la madre de Manuel Martos, no fue hasta el mismo día de la boda cuando sus escasos cien invitados supieron el destino. 

"Buscábamos un lugar fuera de España, que no estuviera muy lejos y que nos gustara. Mis padres no supieron el lugar hasta la víspera", ha asegurado Figueroa. 

"En aquella época, no había vuelo directo [a Venecia] de modo que se hacía escala en Roma. Cuando aterrizaron, los invitados pensaban que nos casaríamos allí... pero el viaje continuó".

La intención de la pareja era tener una boda íntima y alejada de la prensa social. "No queríamos convertir nuestra boda en un espectáculo y elegimos Venecia porque queríamos evitar el tumulto, el jaleo y la histeria".

"Llegaron muy pocos invitados y conseguimos lo que queríamos: una ceremonia preciosa, seria y en calma", ha recordado la madre de Manuel Martos

Pero, a pesar de todos sus esfuerzos, no pudieron evitar que los periodistas se enteraran del destino y no tardaron en acudir en busca de la fotografía perfecta. 

"Cuando vimos que los periodistas y los fotógrafos aparecían en Venecia, en la misma iglesia de San Zacarías, donde íbamos a casarnos, nos resignamos, posamos para ellos y se les permitió entrar en la ceremonia". 

Raphael y su hijo, Manuel Martos, de perfil y sonrientes
Manuel Martos se ha enterado de todos los detalles del enlace. | GTRES

Manuel Martos se entera de todos los detalles

Además, Manuel Martos ha tenido la oportunidad de conocer otros detalles de esta mediática boda. Tal y como ha contado su madre, Raphael tomó la decisión de acudir a su boda en una motora, ya que "le parecía ridículo atravesar las calles de Venecia, de chaqué, del brazo de su madre y a pie".

"Yo, sin embargo, preferí ir caminando hasta la iglesia desde el hotel Danieli, frente al Gran Canal, donde me vestí. La gente, sentada en los cafés, exclamaba: 'Guarda, stanno girando un film' ['Mira, están rodando una película']". 

En cuando a la ceremonia, la progenitora de Manuel Martos ha asegurado que tanto ella como Raphael estuvieron "serenos y sonrientes" durante toda misa. 

Raphael junto a su mujer Natalia Figueroa sonriendo
La pareja tuvo una boda de cuento | GTRES

"El padre José Zenobio, sacerdote de la basílica de Nuestra Señora de Guadalupe de México, voló expresamente para oficiar nuestra boda". 

Después de asegurar que no tuvo pedida de mano, Natalia Figueroa ha contado algunos detalles del banquete. "No hubo baile y la cena se celebró en la maravillosa terraza del hotel Danieli, con nuestra familia y nuestros amigos más queridos".

En relación con su vestido de novia, la madre de Manuel Martos ha confesado que se enamoró de él nada más verlo: "Estaba confeccionado en piqué blanco y se inspiraba en los trajes de faralaes andaluces". 

Además, completó el estilismo con una flor abierta de organza blanca que lució en su melena suelta, una pulsera de brillantes que le regaló Raphael y dos rosas amarillas de tallo largo como ramo.