Primer plano de Isabel Preysler mirando a cámara seria

Isabel Preysler reconoce que su estado es débil y que no puede hacer nada por salvarse

Preysler atraviesa por un momento complicado

Isabel Preysler ha atravesado unos días muy complicados. Su hija estaba muy ilusionada con la posibilidad de casarse con su prometido, pero una deslealtad por parte de Íñigo Onieva lo arruinó todo. Esta historia le pasó factura a la socialité, que pudo comprobar lo mal que lo ha pasado Tamara Falcó.

Desde el entorno de la hispano-filipina esperaban una reacción por parte del empresario. Querían escuchar su versión más allá de los arrepentimientos mostrados en redes sociales. Ese perdón tardó en llegar, pero finalmente se produjo este domingo.

Para sorpresa de Preysler, 16 días después de lo ocurrido, el que aspiraba a ser su yerno dio la cara. Todo el mundo pensaba que rompería su silencio a través de una exclusiva o en un acto promocional. Pero contra todo pronóstico habló sin percibir ningún tipo de dinero.

Cerraba la semana comiendo con su familia, que ha sido su gran apoyo durante todo este tiempo. El chico se sentía desbordado por la presión mediática y por todos los comentarios que le dedicaron. Tampoco ha resultado nada sencillo para sus allegados, que tuvieron que soportar a los medios a las puertas de sus casas.

A la salida de un restaurante decidió atender a los medios que allí le esperaban. Salió con el discurso aprendido y sin aceptar preguntas. Estuvo arropado por su madre en todo momento.

Isabel Preysler, seria y cabizbaja dentro de un coche
Isabel Preysler está triste por su hija. | GTRES

Se le pudo ver un tanto nervioso, poco acostumbrado a ponerse delante de los micrófonos. Quiso zanjar de una vez por todas su polémica infidelidad. Tamara Falcó ha evitado hablar de él en distintas ocasiones. 

No obstante, en una de sus intervenciones aseguraba que "no siento odio hacia él ni aberración, me da pena". El permanente silencio que se apoderó de Íñigo parecía molestar demasiado. Parecía incapaz de mostrar su arrepentimiento en público, aunque ya lo había hecho en redes sociales.

Isabel Preysler pudo conocer en las últimas horas la versión del empresario. En primer lugar quiso solicitar respeto para su familia, que fue la que dio la cara por él en estos momentos tan delicados.

primer plano Íñigo Onieva
Íñigo Onieva se iba a casar con Tamara Falcó | EuropaPress

"Lo primero que quiero pedir es respeto para mi familia, para mi madre, para mis hermanos. A los cuales les estoy profundamente agradecidos" debido al apoyo prestado. Lamentaba todo lo que estaban pasando "por esto" y las consecuencias que les estaban acarreando.

Admitía que "no se lo merecen". Añadía que solo deseaban seguir con su vida con normalidad, como hasta ahora. A partir de ahora, sabe que toda la atención recaerá sobre él, principalmente porque tiene previsto regresar a la rutina.

Tenía claro que en su mensaje no podían faltar las disculpas a su ex. "Aprovecho para pedir perdón de nuevo a Tamara, lo haré las veces que haga falta", apuntó.

Imagen de Íñigo Onieva durante un festival
Íñigo dio la cara después de 16 días escondido. | Lecturas / EDATV

Se mostraba arrepentido de "haberla fallado". Dijo que "si ya es duro haberla perdido, toda esta repercusión mediática lo complica más".

Isabel Preysler lo intuía todo

Isabel Preysler sabía que Íñigo no era de fiar. No estaba del todo satisfecha con la actitud del joven, al que le gusta mucho la noche y las discotecas. En alguna ocasión ya lo habían grabado en actitud cariñosa con otras chicas.

Sin embargo, él siempre trató de desmarcarse de esas imágenes negándolo todo. Pero en el entorno de la socialité no confiaban demasiado en el joven. Incluso se llegó a especular con que el vídeo de la deslealtad lo hubieran filtrado ellos mismos.

El chico tiene previsto volver lo antes posible a su vida normal. Quiere regresar a sus "compromisos profesionales" y a estar "con mi familia". Eso sí, siempre lejos de Tamara, que le ha cerrado todas las puertas.

Isabel Preysler es consciente de que el ex de su hija ha tratado de buscar la reconciliación. Este domingo, tras finalizar la comida se dirigió al piso de Tamara. Acudió a recoger algunas de sus pertenencias.