Primer plano de Isabel Preysler con rostro preocupado y serio.

Isabel Preysler y la enfermedad que le separó del hombre que más feliz le hacía

Isabel no consigue olvidar a gran amor

Isabel Preysler se enfrentó hace unos días a un momento complicado. Y no solo por la ruptura sentimental de su hija Tamara. Recientemente se cumplían 8 años de la muerte del que había sido su gran amor.

El 29 de septiembre de 2014 la socialité despedía a Miguel Boyer tras varios años de matrimonio. El que fuera ministro socialista llevaba arrastrando problemas de salud desde un par de años antes, cuando sufrió un ictus. Estuvo varios meses hospitalizado, sin que se llegara a recuperar nunca del todo.

Isabel apareció en la vida de Boyer casi por casualidad. Él mantenía un discreto matrimonio con la ginecóloga Elena Arnedo. Pero decidieron iniciar un romance en secreto.

Era tan fuerte el amor que se tenían el uno por el otro que lo dejaron todo de lado para poder estar juntos. Además de pasar por el altar, fruto del matrimonio nacería Ana. En aquel momento protagonizaron una de las historias más curiosas de la época, de la que hablaba todo el mundo.

Isabel Preysler, seria y cabizbaja dentro de un coche
Isabel Preysler atraviesa por un momento complicado. | GTRES

La filipina era una habitual en las revistas del corazón, mientras que él era uno de los ministros más populares del gobierno socialista. Los rumores sobre un posible idilio surgieron en 1982, apenas dos años después de que ella se casara con Carlos Falcó. Los dos parecían felizmente casados con sus respectivas parejas, pero hubo un flechazo a primera vista que les unió.

Se conocieron en una comida en la que tomaban parte políticos, empresarios y algunos famosos. Allí coincidieron los dos acompañados por sus respectivos cónyuges. A partir de ahí se creó una tremenda amistad entre los dos matrimonios, compartiendo fines de semana y vacaciones.

Pese a estar casados, hacían todo lo posible por verse en secreto. Aseguran que era habitual que él saliera escondido en la parte trasera del coche de la socialité. Sin embargo, una amiga en común les facilitaba los encuentros en un piso de la capital.

Isabel Preysler cada día estaba más enamorada del político. Carlos Falcó se enteró de dicha deslealtad y no le concedió demasiada importancia. Pensaba que eran muy distintos y que no durarían mucho tiempo juntos.

Pero el marqués de Griñón no tuvo más remedio que acabar aceptando lo que estaba ocurriendo. Ya no había marcha atrás y la relación de su esposa con Boyer iba muy en serio. Aquello fue más allá de la prensa del corazón y acabó propiciando una crisis en el Gobierno de Felipe González.

Isabel Preysler y Miguel Boyer
Miguel Boyer estuvo casado muchos años con Isabel. | Gtres

Llegado el momento, el ministro renunció a su cargo. El 3 de julio ponía fin a su etapa en el ejecutivo, y al día siguiente dejaba a su mujer. Solo unos días más tarde se oficializaría la separación de Carlos Falcó y la filipina.

Isabel Preysler inició una nueva vida

Isabel Preysler, tras la ruptura, comenzaba una nueva vida al lado de Miguel Boyer. A partir de ahí reduciría también sus apariciones públicas. Él siempre apostó por la discreción y fue algo que le exigió a su pareja.

Para formalizar su historia no dudaron en casarse. Lo hicieron el 2 de enero de 1988 por lo civil y prácticamente en secreto en un juzgado de la capital. Solo les acompañaron dos testigos, entre los que no se encontraban ningún familiar.

Por aquel entonces, la filipina contaba con 36 años y él con 48. Un año después llegaría al mundo la única hija del matrimonio.

Isabel Preysler tardó en recuperarse de la muerte de su marido. Supieron sortear todos los obstáculos que se habían encontrado desde el inicio de la relación. Ahora, ella ha vuelto a recuperar la ilusión al lado de Mario Vargas Llosa.