Isabel Preysler, seria y cabizbaja dentro de un coche

Isabel Preysler admite estar triste y que se ha ido de casa para intentar olvidarle

Isabel Preysler no está pasando por su mejor momento familiar

Isabel Preysler ha sido testigo de cómo hacían daño a su hija a través de la televisión nacional. Ya han pasado más de dos semanas desde que supiera el escándalo que ha dado la vuelta a España. Y la madre no lo ha pasado muy bien.

Tamara Falcó ya decía que no se encontraba en su mejor momento anímicamente. Y es que la marquesa de Griñón está muy triste.

Y no es para menos, cuando hasta tu vecino se ha enterado de que tu prometido ha sido infiel. Todo por unas imágenes que se publicaron en tele de Iñigo Onieva, el ya exyerno de Isabel Preysler, besándose con otra chica en un festival.

Pero a pesar de su tristeza, Tamara ha encajado bastante bien el golpe (dentro de lo que cabe). Cuando se enteró y comenzó todo el revuelo mediático, se fue a casa de Isabel Preysler para buscar apoyo. En seguida, también acudieron su hermana y muchos de sus amigos para ver su estado.

Isabel Preysler y Tamara Falcó
Isabel Preysler muy tocada por lo sucedido | LA NOTICIA DIGITAL

Pero cuando parecía aceptar la situación, Tamara salió de la casa de Isabel para enfrentarse al mundo real. Acudió a un evento la pasada semana de septiembre y ya se ha incorporado a trabajar como colaboradora en el programa El Hormiguero.

Isabel Preysler, sin embargo, veía cómo su hija hacía las maletas por otro motivo distinto. Su retoño tenía deberes que cumplir, y una ruptura no es motivo para paralizar su vida.

Isabel Preysler la ve marchar

La marquesa ponía rumbo a México, a la capital, concretamente, para acudir al Congreso Mundial de las Familias. Se trata de una organización estadounidense ultracatólico que promueve los valores familiares y cristianos. Todo desde una perspectiva muy conservadora.

Es la primera vez que la hija de la socialité acude a este evento de referencia para el mundo ultracatólico. Irónicamente, ha sido en este momento cuando ha roto su compromiso de formar su propia familia con Iñigo Onieva. 

Pero ella ha hablado abiertamente sobre el tema. "Ha sido un despertar espantoso, pero al mismo tiempo pienso en el perdón, pienso en la importancia del perdón", decía.

"Estaba muy ilusionada pero todo cambia radicalmente, ya no cuando salen unas imágenes de mi novio en aquel entonces siendo infiel, caen muchas más cosas, fue un dominó".

Foto de Tamara Falcó en su fiesta de cumpleaños junto a su madre, Isabel Preysler, y su hermana Ana
Isabel Preysler siempre ha sido un apoyo para sus retoños | Europa Press

Manifestaba estas palabras con una voz entrecortada y dejando entrever su estado aun de shock.

Isabel Preysler debería estar orgullosa sobre cómo ha afrontado esta situación su hija. No debe ser nada fácil ver en la prensa cómo tu vida se desmorona y darte cuenta de que has vivido una mentira. 

Iñigo Onieva pidió perdón a Tamara, como era natural. Sin embargo, en esas disculpas para la joven no cabe ninguna posibilidad de reconciliación. Además de que sigue trabajando para aceptar esas palabras.

La hija de Isabel Preysler lo ha dejado claro. "Yo no siento odio hacia él ni aberración, me da pena".

"Me da pena que con todas las cosas maravillosas que hay en la vida, considere que esas son las cosas por las que vive. A mí eso sí que me da pena", manifestaba.

Para la familia Preysler, la religión ha estado siempre muy presente. Y les ha servido de refugio cada vez que han pasado por momentos difíciles, como este. Aunque aún le queda a la marquesa diferir muchas cosas.

"No lo entiendo. No me cabe en la cabeza lo que ha sucedido, pero creo que él y todos los que están perdidos en las sombras merecen conocer la verdad y el amor de Dios."

"Rogué muy fuerte que, si mi novio de aquel entonces era para mí, que se realizara, que llegáramos al matrimonio y que, si no, que por favor lo apartara", reveló.

A pesar de esta traumática experiencia, Tamara sigue "pensado que mi vocación es el matrimonio". Parece que Isabel Preysler tendrá que ir buscando traje para ir de boda.