Primer plano de Irene Rosales llorando en un plató de televisión

Irene Rosales, asustada por el nuevo problema que atormenta a sus hijas

Irene Rosales está pasando por uno de los momentos más complicados de su vida

Irene Rosales y sus hijas no han podido evitar preocuparse tras el nuevo bache personal por el que ha tenido que pasar Kiko Rivera. Y es que, después del gran susto que se llevó hace unas semanas, el DJ ha vuelto a tener una recaída en su salud. 

La madrugada del pasado 21 de octubre, la excolaboradora de Telecinco se llevó uno de los peores sustos de su vida después de que su marido tuviera que acudir al hospital tras sufrir un ictus.

Montaje con las caras en primer plano de Irene Rosales y Kiko Rivera
Irene Rosales se preocupa por el estado de salud de su marido | La noticia digital

Durante unos días, el hijo de la Pantoja estuvo ingresado en la UCI del hospital sevillano, Virgen de Rocío, con la única intención de minimizar los daños en su cuerpo. A día de hoy, ya se encuentra en su casa y prácticamente recuperado de esta patología. 

Y, aunque en un principio, varios medios de comunicación aseguraron que el ex gran hermano iba a necesitar ayuda "para realizar las actividades de la vida diaria, como andar, comer o asearse", todo apunta a que su rehabilitación está yendo mejor de lo esperado. 

Tanto es así que el marido de Irene Rosales ha decidido adoptar un nuevo estilo de vida. Haciendo caso a las recomendaciones de los médicos, el artista ha optado por cambiar su alimentación y hasta ha dejado de fumar. 

Además, ha recuperado uno de sus hobbies más preciados: su canal de Twitch. En él, el hermano de Isa Pantoja charla con sus seguidores acerca de las últimas noticias del mundo deportivo. 

"Si yo fuese Luis Enrique, cogería a mis jugadores y me daba la vuelta... Qué se metan el p*** Mundial por donde les quepa", aseguró en una de sus últimas conexiones en directo, en relación con el mundial de futbol, celebrado este año en Catar. 

Ahora, Irene Rosales no ha podido ocultar su preocupación por su marido al hacerse público el último contratiempo de salud que ha trastocado los planes del televisivo. 

Irene Rosales no ha podido evitar asustarse 

Desde que Kiko sufrió su ictus, Irene Rosales ha estado todo el tiempo muy pendiente de su marido. Por eso, no ha podido evitar preocuparse por él tras el último problema que le ha obligado a permanecer en reposo.

Este mismo viernes 18 de noviembre, varios miembros de comunicación se han hecho eco de las últimas declaraciones que el DJ ha hecho en su canal de Twitch. Y es que, tal y como se ha podido saber, Rivera está muy preocupado por su salud. 

Kiko rivera con un pañuelo en la cabeza primer plano
Kiko Rivera sufre un nuevo problema en su salud | Instagram

Según han informado desde El programa de AR, el marido de Irene Rosales no estaría pasando por su mejor momento. "Tras su ictus, ahora parece que se ha resfriado", ha informado Patricia Pardo, en directo.

Para los que no tuvieron oportunidad de escuchar en directo estas declaraciones, el matinal de Telecinco ha emitido el momento exacto en el que Kiko confesaba que no se encuentra del todo bien. 

"Me he resfriado. Lo bueno es que no tengo fiebre, pero tengo la sensación de tenerla. Estoy bien, pero ahora ya con lo mínimo que me encuentro mal, me acojono", confesó la pareja sentimental de Irene Rosales, a través de esta plataforma. 

Además, también está muy afectado por el fallecimiento de un ser querido. Y es que, hace escasas horas, ha muerto el padre de uno de sus grandes amigos. "Yo ayer estuve bastante jodido porque se murió el padre de un buen amigo de la infancia".

Foto de madre e hijo
El televisivo no quiere hablar de su madre y su hermana | Mediaset

Este matinal de Mediaset España ha podido hablar con Kiko tras estas declaraciones. El televisivo ha asegurado que "está todo bien" y que espera estar ya fuera de peligro por el ictus que sufrió hace casi un mes. 

Pero, cuando le han preguntado por la relación que mantiene, a día de hoy, con su hermana y su madre, el marido de Irene Rosales ha decidido guardar silencio absoluto, dejando entrever que todavía no ha tenido contacto con ninguna de ellas.