Primer plano de Ion Aramendi con rostro serio

Ion Aramendi llora por lo que ha hecho su mujer y el otro confiesa que está asqueado

Ion recibe una sorpresa con la que no contaba

Ion Aramendi volvía este martes a su pasado. Regresaba al programa de televisión en el que se había hecho popular. Durante unos cuantos años desempeñó la labor de reportero en Sálvame.

Mantuvo una conversación con Jorge Javier Vázquez, pero no contaba con recibir una sorpresa que incluso le llevó a emocionarse. Su esposa, María Amores, quiso intervenir por teléfono para dedicarle unas bonitas palabras de amor. "Le quiero dar las gracias por haber estado ahí conmigo, como siempre, ocupándose de todo él", apuntó.

Ion siempre se declaró una persona muy familiar. Recientemente le daba la bienvenida a su tercera hija. Tal y como se puede comprobar en sus redes sociales, es todo un padrazo.

Su pareja agradeció todo el esfuerzo que hacía, "porque es mucho trabajo para uno solo. Y él sabe todo lo que le quiero", añadía. No tenía inconveniente en confesar todo lo que sentía hacia el presentador.

"Le quiero infinito elevado al infinito, infinitas veces", apuntó. Él no podía ocultar que estaba conmovido por lo ocurrido, ya que no contaba con que ella interviniera. Sobre todo porque no le gusta aparecer en los medios y siempre permanece en un segundo plano.

Jorge Javier Vázquez entrevistando a Ion Aramendi
Ion Aramendi estuvo en la que había sido su casa en el pasado. | Telecinco

Admitía que "me emociono muy fácilmente", al tiempo que María Amores confirmaba que "es un llorón. Llora de felicidad casi siempre, y eso es bueno". Jorge Javier quiso saber cómo sería su vida sin el presentador vasco. Ella respondió sin dudarlo: "Sería un despojo humano".

Ante tanto romanticismo, el comunicador badalonés empezó a sentirse un tanto incómodo. Entre risas, no dudó en exclamar: "¡Qué asco dais!". Posiblemente sintiera cierta envidia por lo que estaba viviendo en su plató.

Ion Aramendi se sinceró con el que había sido su compañero. Tuvo un pasado antes de entrar en Sálvame. "Revisaba instalaciones de butano", recordó.

Se trata de un trabajo en el que estuvo un año, pero que resulta "muy jorobado". Aquel empleo le hizo entrar en "casa de mucha gente", en distintos lugares. Por lo general eran "pueblos y que tengan butano es gente mayor o muy mayor".

Ion Aramendi y su mujer, María Amores posando sonrientes
María Amores le declaró su amor a Ion en directo. | Instagram: sraamores

Pese a todo, destacaba que "mi hermano y yo nos lo pasábamos bien". Fue una etapa que le toco vivir, pero de la que está muy orgulloso.

El conductor del programa quiso saber si sería su relevo, tal y como recogen muchos medios. El vasco se tomaba esas palabras con mucho humor: "Eso es absurdo", apuntaba.

Admitía que nunca se le ha subido la fama a la cabeza, ya que "soy de los de siempre, tengo los pies en la tierra. A mí no se me va la olla. He llegado a este mundo un poco tarde, pero con la cabeza en mi lugar", señalaba a sus 45 años.

Ion Aramendi confiesa sus miedos

Ion Aramendi es muy feliz ante esta nueva etapa profesional, pero desveló que "me da miedo quedarme sin trabajo". Explicó que "me gusta mucho trabajar, me gusta mucho lo que hago. Me encanta la tele, como a ti", le decía a Jorge Javier.

En su opinión, el éxito le había llegado un poco tarde, "pero me he enamorado de la televisión". Confesaba que el "miedo no es paralizante", no le bloquea en los instantes decisivos. "Yo me muevo siempre", y si llegado el momento no tuviera nada no tendría inconveniente en volver "al butano".

Entre 2009 y 2016 trabajó en el programa vespertino de Telecinco como reportero. Una vez que pone fin a su etapa en Mediaset comienza a presentar un espacio en la televisión pública vasca. Más tarde, en 2019 se incorporaría a TVE para presentar El Cazador y Todos en casa.

Ion Aramendi se encuentra muy a gusto en su nueva casa. Sin embargo, está pendiente de que le encarguen algún proyecto tras la finalización de Supervivientes.