Primer plano de Isabel Preysler mirando a cámara seria

Los hijos de Vargas Llosa confirman el último y duro rumor de Isabel Preysler

Isabel Preysler sorprende a todos con su actitud

Isabel Preysler ha cambiado mucho durante las últimas semanas. De ello pueden dar buena fe los hijos de Mario Vargas Llosa. Comprobaron como todos los rumores que circulaban sobre ellos se han acabado cumpliendo.

La socialité y su pareja mantenían hasta hace bien poco una vida social bastante activa. Se dejaban ver en fiestas y encuentros con amigos. Eran dos personas muy atractivas para la prensa, y siempre conseguían sacarles alguna palabra, aunque la mayoría de las veces con poco contenido.

Hay que decir que Isabel Preysler se ha caracterizado por su amabilidad ante los medios. Siempre los ha atendido bien, y eso le ha permitido disfrutar de muchos favores en las revistas. Pero últimamente ha experimentado un pequeño cambio que también afecta a Vargas Llosa.

Todo el mundo esperaba que reaparecieran en público en los últimos días después de un tiempo alejados de los actos sociales. Desde que se diera a conocer el fallido compromiso de Tamara Falcó no se ha sabido nada más de ellos. Prefieren que todo el protagonismo recaiga sobre la marquesa de Griñón.

Debe ser ella la que dé la cara y las explicaciones que considere oportunas. Ellos tienen claro que deben mantenerse al margen de esa situación tan personal. De hecho, a la ex de Íñigo Onieva le han llovido las ofertas en las últimas semanas.

Isabel Preysler primer plano
Isabel Preysler evita los actos sociales | EuropaPress

Las firmas se la empiezan a rifar y ha recibido unas cuantas invitaciones para acudir a eventos. Aseguran que tomará el testigo de su madre una vez que la socialité abandone el puesto de embajadora de Porcelanosa. Estiman que ese día cada vez está más cercano.

Tamara reúne todos los requisitos para ocupar ese lugar, como señalaron en la empresa hace unas semanas. Le consideran un relevo de garantías.

Isabel Preysler quiere evitar las preguntas incómodas de los medios de comunicación. Cuentan que nunca vio con buenos ojos que su hija contrajera matrimonio con el empresario. Desde hace tiempo le perseguía una fama de mujeriego y de amante de la noche.

A lo largo de los dos últimos años, que fue el tiempo que duró el idilio, se fueron filtrando imágenes comprometedoras de él. En más de una ocasión se le pudo ver en actitud muy cariñosa con otras chicas que no eran Tamara. Aquello puso en alerta a Isabel Preysler.

Foto de Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa riendo juntos
Isabel Preysler y Vargas Llosa se esconden de los medios | GTRES

Incluso su propia hija llegó a insinuar que había sido ella la que filtró los vídeos de Íñigo besándose con una joven en un festival. Al margen de esto, la situación parece estar ya enterrada del todo.

Desde que se conociera la ruptura, Mario Vargas Llosa fue una de las personas que más ayudó a la marquesa de Griñón. Estuvo muy pendiente de ella durante el tiempo que se refugió en la vivienda de su madre.

Isabel Preysler optó por guardar silencio

Isabel Preysler no quiso aparecer en público desde que estallara el escándalo. Tanto ella como Vargas Llosa querían esperar a que pasara todo el revuelo generado. Saben que una vez transcurrido el tiempo su opinión ya no tendrá tanto valor.

La socialité se ha convertido en una persona muy discreta, que hace todo lo posible por mantener una buena imagen ante los medios. Sabe que de ello depende en cierta medida los contratos publicitarios. En su caso es consciente de que no se le puede vincular con este tipo de noticias tan desagradables.

Al igual que ellos mantienen un perfil bajo, quizás debería adoptar la misma postura Tamara. Sus últimas declaraciones en México generaron bastante revuelo. Y eso tampoco contribuye a que ellos pasen desapercibidos.

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa confían en recuperar su rutina lo antes posible. Lo más probable es que en cuestión de días ya empiece a vérseles en actos y reuniones con sus amigos.