Fidel Albiac serio plano medio

Fidel Albiac reconoce que nunca se han amado y que las familias han logrado que rompan

Fidel Albiac siempre ha sido consciente del problema

Fidel Albiac forma parte de la prensa del corazón desde que empezó a salir con Rociíto, pero siempre ha estado al margen de todo. Sin embargo, sus rivales le acusan de tener un comportamiento sibilino, crítica que no se corresponde con la realidad. Su mujer ha explicado que ha sido la única persona que se ha portado bien con ella siempre, nunca le ha fallado.

Fidel Albiac podría haber ganado mucho dinero vendiendo los problemas del clan Mohedano, algo que nunca se ha planteado. Organizó la última gala de Rocío Jurado en TVE, un programa muy exitoso que no contó con la participación de Isabel Pantoja. Después de tantos años sabemos el motivo real: las cantantes tenían una relación cordial, pero no se amaban.

Primer plano de Rocío Jurado
Fidel Albiac siempre ha estado al tanto de la realidad | GTRES

Fidel, ahora que su esposa lo ha contado todo, ha reconocido que la Más Grande mantenía las distancias con la viuda de Paquirri. Lo llamativo es que tampoco tenían mala relación, simplemente tenían caminos diferentes porque eran competencia directa. Rociíto piensa que las familias tuvieron mucho que ver en esto, cree que ellas podrían haberse llevado mejor.

Fidel, al igual que el resto de espectadores de TVE, echó en falta a Isabel Pantoja en la gala que hizo Rocío Jurado en TVE. Carrasco está convencida de algo: si ninguna familia se hubiera entrometido la sevillana habría cantado con la de Chipiona, no tiene dudas. La mujer del abogado está cansada de seguir disimilando y ha sacado todo a la luz, no aguanta más.

“Yo supongo que sería un poco por el conjunto o por las personas que las rodeaban a las dos. Yo creo que si ellas dos, en un momento dado, se hubiesen sentado las dos, y hubiesen hablado, ahí hubiese estado Isabel seguro. Vamos, no me cabe la menor duda, creo que hubiese sucedido”, ha comentado la mujer de Albiac en su nuevo documental.

Fidel Albiac sabe muy bien cómo era su relación

Fidel tiene datos precisos que servirían para generar mucho contenido dentro de la prensa, pero él lleva un camino bastante diferente. Es abogado, trabaja en un despacho muy importante de Madrid y tiene detrás una carrera brillante. No necesita a los periodistas, algo que no le sucede a sus rivales, por eso le acusan de estar siempre en la sombra.

Montaje con las caras en primer plano y serias de Rocío Carrasco y Fidel Albiac
Fidel Albiac siempre ha apoyado a su mujer | España Diario

Albiac sabe que su suegra no sentía animadversión por la madre de Kiko Rivera, al igual que tampoco sentía nada malo hacia él. Se han contado muchas mentiras y su mujer está sacando a la luz la versión final para que el público tome partido. Rociíto por el momento ha salido ganando, son muchos los que creen que ha aguantado demasiado.

El marido de Carrasco conoce mejor que nadie cómo funcionan los medios, por eso siempre ha llevado el mismo plan de acción. Ha pedido ayuda a la justicia siempre que lo ha necesitado, nunca ha querido participar en ningún revuelo. Los espectadores cada vez están  más cerca de él, consideran que ha sido víctima de un movimiento bastante injusto.

Fidel Albiac siempre ha conocido la verdad

Fidel es consciente de que su suegra no tenía ningún problema personal con Isabel Pantoja, simplemente había personas que se entrometieron. Rociíto ha hablado de la ausencia de la tonadillera en la última gala de su madre y ha sido bastante clara. “El motivo concreto no lo sé, pero supongo que en aquella época había un rollo raro, no era de ellas”.

Albiac está preparado para responder a cualquiera de sus detractores, tiene argumentos para contestar a todas las acusaciones que recibe. Pero no perderá el tiempo, sabe que eso es tarea de su mujer: dejar en silencio a los Mohedano. El tiempo ha demostrado que la familia tiene mucho que ver en asuntos que nadie podría haber imaginado.

Las artistas terminaron rompiendo, pero no por decisión propia: sus familias y sus responsables se empeñaron. Sin embargo, entre ellas había un enorme respeto tanto personal como profesional.