Chenoa con cara neutra primer plano

Chenoa toma una decisión tras ver a su padre viviendo en la calle

Chenoa, en el punto de mira por las polémicas declaraciones de su padre biológico

Para nadie es ninguna novedad que Chenoa  siempre ha tenido una relación bastante complicada con su padre biológico, José Carlos Corradini. Y es que desde que saltó a la fama, la cantante nunca ha querido dar demasiados detalles sobre el motivo por el cual no mantiene contacto alguno con su progenitor.

Pero, al contrario que la artista, el argentino, siempre que ha tenido oportunidad, ha hablado alto y tendido de su hija. De hecho, han sido varias las veces en las que ha concedido entrevistas a medios españoles para cargar duramente contra la exconcursante de Operación Triunfo, ya que la culpa de no querer tener ninguna relación paterno-filial con él.

Ahora, de nuevo, en el momento más dulce tanto profesional como personal de Chenoa, el nombre de José Carlos Corradini ha vuelto a sonar con fuerza por las últimas y polémicas declaraciones que ha dado.

Chenoa
Chenoa acaba de recibir un duro golpe | Europa Press

El padre de Chenoa: "me estoy muriendo de hambre"

Recientemente, Socialité ha entrevistado al progenitor de Chenoa  por un verdadero motivo. Y es que según ha confesado este en el espacio presentado por María Patiño, se encuentra en una situación muy complicada porque tiene que salir día tras día a la calle a pedir dinero para comer. Por ello, no ha dudado en pedirle ayuda urgentemente a la cantante.

"Ella sabe perfectamente que tiene un padre biológico en Argentina que se está muriendo de hambre y está en situación de calle", empezaba diciendo. "Lo que necesito es poder darme una ducha por día. Voy a cumplir 69 años y tengo que salir todos los días a buscar esa plata (dinero) para poder comer", proseguía.

Es preciso recordar que el progenitor de Chenoa se encuentra en Buenos Aires, su lugar natal en donde se gana la vida vendiendo mascarillas. "Si un día vendo tres mascarillas o cuatro, ese día como. Aunque no compro comida cara, sino barata", explicaba.

De hecho, su situación es sumamente delicada que incluso ha revelado que podría perder su vivienda dentro de dos meses. "En enero seguramente que voy a estar en situación de calle. Con la inflación que hubo en este país seguro que me van a pedir 200. Aunque me pidan 150, ¿de dónde saco los 50 que me faltan?".

Por otro lado, tal y como él mismo ha confesado, tan solo necesitaría por parte de la artista una manutención de 100 euros al mes, ya que con esa cantidad económica le bastaría para poder vivir. "Ese dinero es un tacón de cualquier zapato de los que la señora tenga. Es un tacón, ¿eh? No el zapato. ¡Un tacón! Los zapatos que usa ella valen más de 400 o 500 euros cada par", arremetía contra su hija.

Eso sí, lejos de zanjar sus críticas hacia la mallorquina, también dedicó varias pullas para el marido de esta, es decir, su yerno, Miguel Sánchez Encinas. "No entiendo cómo esa gente de sangre azul, como aquí les decimos, pueden estar conformes con lo que se me está haciendo", añadía muy disconforme.

"Las raíces no se pueden negar y vos no podéis hacer abandono de un padre. Que las acepte, por muy malas que sean", revelaba, "Si tuviera el poder de sacarle mi apellido, se lo sacaría mañana", confesaba de forma contundente.

Asimismo, también lanzó una amenaza en este medio. El padre de Chenoa advertía que podría presentarse en España y montar un escándalo en el aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas con el objetivo de que su hija acabe poniendo remedio a su calvario. "Cuando venga la policía, si yo les digo que soy el padre de ella, va a tener que actuar", decía.

Juan Carlos Corradini, padre biológico de Chenoa, en el plató de 'Sálvame'
El padre biológico de Chenoa está atravesando una delicada situación | Trendings

Chenoa, alejada de su padre

Desde luego, la mala relación entre Chenoa  y su padre se remonta a muchos años atrás. Y es que ambos perdieron el contacto cuando sus padres decidieron separarse. Por aquel entonces ella tenía un año y su hermano, Sebastián, dos. 

En todo este tiempo que ha transcurrido desde ese momento, Corradini solo ha visitado a su hija dos veces. La primera de ellas fue cuando tenía 16 años y, la segunda, cuando el argentino hizo su primer viaje a España.

"Yo me separé de la madre cuando mis hijos eran chicos. Yo era un joven de 18 que no sabía nada de la vida y, por esas circunstancias, me separé. No fue fácil. Vengo de una familia más humilde. A mí me conoció por el 73 siendo hippie y con una forma de ver la vida menos capitalista", explicó en una ocasión.