Primer plano de Anabel Pantoja triste con una mano secándose lágrimas de los ojos

Anabel Pantoja y Kiko Rivera, rotos en el tanatorio: las imágenes

Anabel Pantoja y Kiko Rivera están pasándolo muy mal por la muerte del padre de ella

Anabel Pantoja está viviendo las peores horas de toda su vida. Y es que su padre, Bernardo, ha fallecido esta mañana tras haberse agravado ayer su estado de salud. De ahí que la joven se encuentre absolutamente destrozada, como se la ha podido ver en el tanatorio de Alcalá de Guadaíra.

Kiko Rivera, nada más conocer la muerte de su tío materno, ha querido despedirse de él en redes sociales con una tierna publicación. Y luego, visiblemente triste, ha salido de casa directamente para estar junto a su prima en estos duros momentos.

Anabel Pantoja y Kiko Rivera, destrozados

La colaboradora de Sálvame viajó ayer rápidamente a Sevilla desde Madrid al saber que Bernardo se encontraba en estado crítico. Y también se trasladaron al hospital sus hermanos Juan e Isabel Pantoja. De igual modo, hicieron lo propio tanto su mujer Junco, cuando se enteró de la situación, como algunos amigos muy cercanos.

Todos quisieron estar a su lado y no separarse de él en sus últimas horas de vida, que se ha acabado apagando esta mañana. En torno a las 10:45 ha sido cuando el padre de Anabel fallecía, dejando a todos rotos por esta pérdida. Lo hacía tras meses afrontando problemas de diversa índole por la diabetes que padecía.

Montaje de fotos de primer plano de Anabel Pantoja llorando y su padre, Bernardo Pantoja
Bernardo, el padre de Anabel Pantoja, ha fallecido esta mañana | La Noticia Digital

Tras los trámites pertinentes, el cuerpo de él ha sido trasladado hasta el tanatorio hasta donde de inmediato se ha dirigido su hija. Esta ha llegado muy triste y abatida, aunque no ha dudado en agradecer a la prensa las muestras de cariño. Lo ha hecho en compañía de su madre, Merchi, que aunque llevaba muchos años separada de Bernardo, no ha querido dejar a la joven sola en estos momentos.

Dentro, Anabel se ha encontrado con familiares y amigos que estaban esperando para darle el pésame. Y con ellos se ha fundido en sentidos abrazos.

De la misma manera, Kiko también se ha dirigido de inmediato hasta el citado recinto para acompañar a su prima. Así, ha sido captado por las cámaras saliendo de su casa en el coche familiar y con rostro visiblemente serio. Lo ha hecho solo, sin la compañía de su mujer, Irene Rosales.

Rivera ha llegado al tanatorio junto a un amigo, especialmente triste y sin querer hablar. Su presencia ha suscitado interés, pues cabía la posibilidad de que estuviera cara a cara con su madre y con su hermana, con las que hace tiempo que no tiene relación. Hay que recordar que, cuando a él recientemente le dio el ictus, rechazó verlas para no alterarse.

A pesar de todo, por el momento, no se tiene información de ningún reencuentro entre ellos.

Story de Kiko Rivera de pequeño junto a su tío Bernardo Pantoja
Kiko Rivera le ha dedicado una publicación de despedida al padre de Anabel | @riverakiko

Anabel Pantoja, muy respaldada

La prima de Kiko Rivera está muy apoyada en estos momentos por su madre, por sus tíos y por amigos. Pero también lo está por su exmarido, Omar Sánchez, que, a pesar de los conflictos entre ellos, esta misma mañana viajó hasta Sevilla. Lo hizo para estar con ella en el hospital nada más conocer el estado en el que se encontraba el que fue su suegro.

Anabel Pantoja y Omar Sánchez
Anabel Pantoja ha tenido el apoyo en estos momentos del que fue su marido | GTRES

Asimismo, se espera que Anabel reciba muy pronto el consuelo de su chico, Yulen Pereira, que se encuentra en Madrid. Y también de otros amigos y compañeros muy especiales para ella como puede ser Belén Esteban.

Se irán produciendo hasta allí las llegadas de la viuda y de los hermanos de Bernardo. Una familia que en las últimas horas de vida, según el reportero José Antonio León, despreció a Junco de varias formas. Lo hizo no contándole lo grave que estaba su marido, invitándola a salir de la habitación del hospital y diciéndole que el piso donde se vive se va a vender.