Ana María aldón, seria mirando a cámara

Ana María Aldón, en tratamiento al descubrir qué pretende el padre real de su hijo

Ana María ha demostrado que nunca ha mentido

Ana María Aldón ha puesto las cartas sobre la mesa y ha asegurado que llegará hasta el final, pero cuando se sienta con fuerzas. Están difundiendo un rumor que deja en mal lugar a la persona que más quiere: a su hijo José, el pequeño de la familia. Supuestamente la familia de Ortega Cano dudó del ADN del joven y se reunió para ver cómo le podían hacer una prueba de paternidad.

Ana María Aldón ha desvelado que el verdadero padre de su niño solo tiene un nombre: José Ortega Cano, el viudo de Rocío Jurado. La colaboradora está cansada de soportar improperios, no se encuentra con ánimo y ha pedido ayuda a profesionales. Kiko Jiménez, antiguo yerno del torero, le ha puesto un mensaje informándole de lo que presuntamente la familia decía de ella.

Ortega Cano con mirada triste de perfil
Ana María Aldón siempre ha intentado proteger a los suyos | GTRES

Ana María promete que todavía no ha leído la información de Kiko, pero asegura que tomará las medidas oportunas. “Primero me voy a poner en manos del especialista que me está viendo y después me voy a poner en manos de un abogado. Si es cierto es muy grave y si no lo es también es igual de grave”, ha advertido en el programa donde colabora.

“Tengo miedo de lo que me pueda encontrar y como procuro llevar estable mi cabeza he pensado que se lo comentaré a mi especialista. Se lo comentaré porque quiero saber si él me ve preparada, yo no me veo preparada”, explica en un tono muy débil. Ha emitido un discurso que ha sido aplaudido de forma unánime por todo el público, está claro que ha ganado este asalto.

Ana María ha dejado claro que nunca le hizo falta ver la cara de su niño para saber que era de Ortega Cano, era algo que ya sabía. En ningún momento mantuvo una relación paralela, por eso siempre supo que el torero era el padre de su bebé. Según cuenta, el joven guarda un gran parecido físico con el maestro, lo que evidencia que lleva el mismo ADN.

Ana María Aldón nunca ha tenido nada que esconder

Ana María ha echado en falta que su marido haya hablado con más contundencia sobre este asunto, piensa que no ha sido claro. Ella era consciente de los rumores y en su momento se ofreció a hacerse una prueba de paternidad, pero el diestro se negó. Ortega Cano siempre ha confiado en ella y lo más justo, según su punto de vista, sería que compartiera esta postura.

Ana María Aldón en Volverte a ver
Ana María Aldón se ha ganado el respeto de todos | Telecinco

Aldón ha descubierto que José Ortega Cano, el verdadero papá de su pequeño, quiere desvincularse del mundo del corazón. El problema es que no lo está haciendo de una forma adecuada porque está generando demasiado ruido. Su estrategia ha situado a la diseñadora en el punto de mira, pues le ha pedido que “sea más trasparente”.

La andaluza ha explicado que siempre ha ido con la verdad por delante, lo único que pasa es que ahora necesita sanar sus heridas. Está en tratamiento para recuperar su fortaleza y poco a poco va saliendo adelante, pero quiere ser prudente. “Soy igual de transparente que tú, pero no quiero ir más allá porque voy hasta donde puedo llegar sin dañar a nadie”, dice ella.

Ana María Aldón ha salido victoriosa gracias a su coraje

Ana María se ha pronunciado en un tono muy correcto, pues ha dejado en evidencia a todos lo que dudaban de su fidelidad. Ella fue la primera que accedió a someterse a un análisis de ADN, gesto que demuestra que nunca ha tenido nada que ocultar. Lo que le afecta es que su esposo no haya dado la cara por ella ni haya cortado con los que dudaban sobre este asunto.

“Yo eché en falta que mi marido saliera a decir que no me pidió ninguna prueba porque es así, él nunca me pidió ninguna prueba. Yo le dije que se hiciera la prueba porque yo sé con quién me acuesto y con quién me levanto. No me hace falta ver la cara de mi hijo fuera de mi tripa para saber quién es el padre”, declara en Ya es Verano.

Aldón tiene que continuar en manos de especialistas, pues Ortega Cano pretende acabar con el escándalo de una forma muy abrupta. Habla con varios periodistas, siembra el caos y después dice que no quiere saber nada, pero es su mujer la que debe defenderse. La tertuliana cuenta con el apoyo de todos, es evidente que no mentiría en un tema tan serio.