Primer plano de Ana María Aldón

Ana María Aldón, asustada al saber dónde y cómo ha aparecido el padre real de su niño

Ana María Aldón promete que la situación mejorará pronto

Ana María Aldón se presentó en su puesto de trabajo para dejar claro que todo lo que se estaba contando sobre ella era completamente mentira. Está muy dolida porque le han acusado de haber sido infiel, actitud que va en contra de sus principios. Asegura que en ningún momento ha tenido ojos para otro hombre que no sea su marido, el padre de su hijo pequeño.

Ana María Aldón ha puesto en manos de sus abogados los últimos rumores y llegará hasta el final para descubrir quién es el culpable. Kiko Jiménez, exnovio de Gloria Camila, ha desvelado que la familia del torero puso en duda la paternidad de su niño. La colaboradora promete que ella fue la primera en proponer hacer una prueba de ADN, pero el maestro no lo consideró necesario.

Montaje de fotos de Ana María Aldón y José Ortega Cano
Ana María Aldón piensa que el final está cerca | La Noticia Digital

Ana María está cansada de escuchar siempre lo mismo, así que ha dado un paso adelante para contar lo que está sucediendo. Según su versión, la situación familiar está más calmada y han encontrado un equilibrio perfecto, a pesar de que el problema sigue ahí. El inconveniente es que todo lo que pasa de puertas para dentro termina saliendo, por eso tiene tanto miedo.

Ana María ha demostrado que siempre está a la altura de las circunstancias, en ningún momento ha mentido. Atiende de forma amable a todos los periodistas, aunque en las últimas semanas está intentando mantenerse al margen de la polémica. Su marido quiere seguir esta estela, pero él no lo consigue porque entra en juegos bastante controvertidos.

Aldón se ha asustado al ver su marido en Pesadilla en el Paraíso, programa en el que está concursando Gloria Camila. El torero ha participado en el espacio para mandar un mensaje de ánimo a la colombiana y su estado no era muy bueno. La diseñadora está impactada al ver cómo se encuentra, a pesar de que ella sabe mejor que nadie lo sensible que está.

Ana María Aldón prefiere mirar para otro lado

Ana María ha reconocido que está en manos de especialistas, necesita ayuda y no sabe qué hacer para solucionar el conflicto. Más adelante consultará a su abogado y emprenderá acciones legales contra todos aquellos que hayan cuestionado a su hijo. Ortega Cano seguirá el mismo camino, pues considera que el pequeño no se merece sufrir las consecuencias de la fama.

Ana María Aldón de perfil llorando en un plató de televisión
Ana María Aldón siempre ha contado la verdad | Mediaset

Aldón ha visto a su esposo en Pesadilla en el Paraíso y su aparición ha causado un gran revuelo porque demuestra que no está bien. Intenta aparentar lo contrario para no preocupar a su hija, pero es evidente que la situación le ha afectado bastante. “Estoy bien, contento de que pueda hablar con Gloria, estoy preocupado por ella porque en algunos momentos la he notado un poco rara”.

El viudo de Rocío Jurado se ha comunicado con la colombiana y ha intentado controlar su emoción para no preocupar a nadie. “Estoy con muchos deseos de verte, de escucharte, lo estás haciendo muy bien y no queremos nadie de los tuyos que aflojes. “Eres fuerte, muy sensible y ahora es el momento de que continúes siendo fuerte y demuestres tu capacidad y  tu ternura”.

Ana María Aldón sabe que el problema afecta a todos

Ana María intenta guardar las formas, no quiere hacer público el conflicto porque cree que la situación no beneficia a nadie. La reaparición de su marido ha confirmado, a pesar de que él haya dicho lo contrario, que  su estado no es bueno. Sin embargo, lo único que le importa es que su hija llegue lejos en la aventura televisiva que ha emprendido.

“Quiero que fortalezcas y que aproveches el tiempo que te queda”, le ha dicho el torero a Gloria. Aldón tiene bastantes problemas con la joven, pero ha dejado todo a un lado para demostrar que su esposo es importante para ella. Nadie sabe si se separarán en un futuro, pero siempre tendrán algo importante en común: un hijo estupendo.