Primer Plano Amador Mohedano

Amador Mohedano sabe cuánto ha ganado su hija vendiendo vídeos privados

Amador Mohedano está muy preocupado por los negocios paralelos de Chayo

Amador Mohedano se ha quedado de piedra tras enterarse de la cuantiosa suma de dinero que ha ganado su hija en los últimos meses con la distribución de vídeos privados. 

No hay ninguna duda de que no está siendo la mejor etapa para el hermano de 'la más grande'. Este lunes 7 de noviembre, Rociíto ha contado todos los detalles que se escondían tras la apertura del museo de Rocío Jurado

Amador Mohedano, con su característico sombrero, en una imagen de archivo
Amador Mohedano está pasando por una mala etapa personal | Europa press

La hija de la artista no dudó ni un segundo en sacar a la luz todos los motivos que sacaron a Amador Mohedano del proyecto. Y es que, a pesar de que el representante siempre ha asegurado que fue cosa de su sobrina, todo apunta a que esto no es del todo cierto. 

Según contó la propia protagonista de En el nombre de Rocío, el padre de Chayo Mohedano fue pillado montando una fiesta en el espacio que el Ayuntamiento de Chipiona había destinado para la creación de dicho museo. 

"Por eso sale del museo. Si me culpa de eso, lo está haciendo de una forma errónea, porque yo no he hecho fiestas en el museo hasta las tantas de la mañana con nadie", aseguró la sobrina de Amador Mohedano

"Yo eso no lo hago, porque tengo dos dedos de frente y sé que lo que puede pasar es que me echen de un puesto de trabajo si no cumplo con mi obligación".

Ahora, y en pleno revuelo por este escándalo, el televisivo ha tenido que hacer frente a un nuevo e inesperado problema. Y es que su hija Rosario ha tenido que acudir ante la justicia para denunciar la filtración de uno de los vídeos íntimos que tiene publicados en la red social para adultos, OnlyFans. 

Amador Mohedano conoce todos los detalles

Amador Mohedano se queda sin palabras al conocer todos los detalles del negocio paralelo de su hija. Y es que, aunque Chayo Mohedano está muy centrada en su carrera musical, lo cierto es que lleva meses sacando un dinero extra con la publicación de contenido íntimo en OnlyFans. 

Pero, hace unos días, salió a la luz que uno de sus vídeos estaba corriendo como la pólvora a través de las redes sociales. Fue entonces cuando Amor Romeira le advirtió de lo que estaba sucediendo. 

Rosario Mohedano en Madrid en febrero de 2020
La hija de Amador Mohedano está muy enfadada por lo que ha sucedido | GTRES

"Esto que acabas de hacer es un delito. Has compartido un contenido que está protegido por un copyright y que es privado. No se puede difundir y mucho menos tenerlo en tu poder. Rosario, vete preparando la demanda".

En ese mismo momento, la hija de Amador Mohedano quiso pronunciarse públicamente a través del diario La Razón. "Qué dolor, porque estando en Nueva York preparando algo tan importante para mí que salgan con esto. Lo voy a poner en denuncia porque es un delito, aunque soy consciente de que se ha borrado". 

"Yo me hice una página y en junio dejé de publicar cosas porque había fotos que se estaban moviendo por varias plataformas. Eso lo puse en conocimiento de la policía porque no se puede hacer eso que están haciendo, y menos para intentar hacerme daño", apuntó a continuación. Solo Amador sabe cuánto ganó.

Ahora, Chayo se ha vuelto a pronunciar a través de las redes sociales para aclarar en qué punto se encuentra la demanda que ella misma anunció a través de Twitter. 

Chayo Mohedano en un primer plano
Chayo Mohedano está dispuesta llegar hasta el final | GTRES

"Desde junio se está investigando por policía una filtración de contenido privado e incluso manipulan para hacer más daño público. La difusión de imágenes y vídeos que comprometen la intimidad personal o la dignidad de quienes aparecen en ellos puede conllevar penas de prisión".

"Quienes están delinquiendo profusamente en redes, responderán en los tribunales: todo certificado. Les espera el mismo futuro que a los imputados en Operación Deluxe", ha sentenciado Chayo, dejando a Amador Mohedano sin palabras.